viernes, 8 de agosto de 2008

LAS GRANDES EXPOSICIONES UNIVERSALES EN EL SIGLO XIX

El concepto de “Gran Exposición” surgió como tal tras la exposición de 1851. Anteriormente se dieron un cierto número de exposiciones internacionales, pero de carácter más restrictivo y en las que se trataba aspectos más concretos. No fue hasta que se llevó a cabo la idea del Príncipe Alberto, que dichas exposiciones tomaron la noción que hoy día conocemos, como muestra del progreso de la humanidad, y de los logros de todos los pueblos del globo. En un principio tuvieron un claro fin imperialista y propagandista pero, a lo largo de los años prevaleció la “Gran Exposición” o “Exposición Universal”, como muestra única del progreso.

Además su éxito provocó que a lo largo del siglo XIX, e incluso hasta hoy en día, se sigan realizando. Sin embargo, a nosotros tan sólo nos interesan las siguientes:

  • 1851: Londres
  • 1853: Nueva York
  • 1855: París
  • 1858: Bélgica
  • 1862: Londres
  • 1867: Paris
  • 1873: Viena
  • 1878: París
  • 1880: Melbourne
  • 1888: Barcelona
  • 1889: París
  • 1890: Bruselas
  • 1895: USA
  • 1900: París



2 comentarios:

clym dijo...

Pensar en el siglo XIX sin las grandes Exposiciones Universales, es imposible. Me gustó mucho que te avocaras a este tema que no deja de ser polémico. Finalmente, la primera gran Exposicón Universal, la del Príncipe Alberto, fue tachada precisamente de lo que pones en esta introducción como escaparate imperialista. Inglaterra estaba en su mejor momento y había que mostrarlo al mundo. Por otro lado, le sirvió de propaganda para la corona británica, en específico a la vapuleada imagen de Alberto como Principe Consorte. Todo lo que pusiste en el foro, me llamó profundamente la atención y estoy esperando lo siguiente para poder comentarlo. No tardes en ponerlo. Un beso y un abrazo muy grande

Lizz dijo...

Me alegro de que le gustara. Ya que cuando comencé tenía una visión mucho más idealista del tema, aún así sigo pensando que Alberto no intentó convertir en ningún momento la exposición en un escaparate imperialista, era un hombre de profundos ideales y sólo pretendía mostrar el progreso del mundo y de la humanidad.